Ocho consejos para disfrutar del sexo al máximo y de forma saludable

Como conocer - 5326

Introducción Todas las personas necesitamos que nos cuiden en diferentes momentos de nuestra vida, es decir, somos personas dependientes. Hay dos momentos clave en los que se necesita apoyo para sobrevivir: en infancia y en la vejez. No podemos olvidar que algunas personas necesitan cuidados a lo largo de toda su vida: las personas con alguna discapacidad. Situación actual Cuando analizamos las estadísticas sobre los cuidados de la infancia, de las personas mayores o de las personas con necesidades específicas, siempre vemos que son las mujeres quienes se ocupan de su cuidado casi en exclusiva. El informe del CSIC señala que las mujeres son quienes se ocupan del cuidado de forma mayoritaria: «La persona que fundamentalmente cuida de los hombres mayores con dependencia es su cónyuge, seguida, de su hija. En el caso de las mujeres mayores que necesitan ayuda son las hijas las que fundamentalmente se hacen cargo de los cuidados». Es evidente que las mujeres son las principales cuidadoras, tanto de las personas dependientes como de menores. En esos momentos se retrocede en lo ya conseguido y es la madre, la esposa o la hija quienes asumen la tarea de cuidar, con todo lo que conlleva, tanto a nivel profesional, social, económico o emocional. Vivimos momentos de cambios en los que las mujeres han demostrado que pueden y quieren tener acceso a todas las profesiones y que desean desarrollar todas sus capacidades, sin limitarse a asumir aquellos papeles que la sociedad patriarcal les ha asignado a lo largo de la historia.

2 Descubrir qué te gusta

Comienza por reconocer ciertos síntomas. In English Como cuidadores, casi todos nos sentimos abrumados por nuestras responsabilidades cotidianas, por eso somos vulnerables cuando llegan las fiestas y con ellas el estrés. Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín 1.

Primary Sidebar

November 20, Por Maria Soledad Planes 28 Comentarios A mis 22 años mi madre fue diagnosticada con una achaque terminal la cual fue disminuyendo progresivamente su autonomía. Un diagnóstico como levante cambia radicalmente la rutina familiar. El cambio de rutina es un anécdota ínfimo comparado a las fuertes emociones que cada familiar va experimentando a medida que la enfermedad avanza en un ser querido. Aunque fui bastante afortunada y en mi familia las actividades se repartieron equitativamente con mi padre y mis hermanos varones, la culpa siempre me invadió.

Como conocer - 106535