Mentir a la pareja

Mujeres para hombres - 8834

Mentir a la pareja En familia En las relaciones, hombres y mujeres no suelen decir siempre la verdad. Mienten para conseguir sexo, por necesidad, por amor. Las parejas mantienen un equilibrio delicado entre la sinceridad y la conveniencia personal. Así sonaba el estribillo de una célebre canción del grupo Ketama de hace unos años. En absoluto. Es la vida misma. Para que la relación o el encuentro mantengan las expectativas o en nombre de la paz conyugal. No debería la sinceridad el pilar de todo?

Cómo saber si un hombre te desea mucho

En familia Las razones que llevan a los hombres y las mujeres a enamorarse son distintas. Y los errores que cometen también. Son una faceta de canalizar el instinto sexual. La mujer se ha incorporado al alhóndiga laboral y no se conforma cheat los roles de madre y esposa. Y esta mescolanza entre tradición y posmodernidad, entre el mito de la media naranja y el individualismo que antepone lo personal al amor para siempre, es lo que despista a ambos sexos.

Cómo dejar a un hombre con ganas de verte

Soy de las que confío en que con la edad estos porcentajes cambian y las mujeres tomamos las riendas de nuestra sexualidad, o no. Por suerte, muchas eligen iniciar sus contactos afectivos y sexuales sin tener que esperar a que sean los hombres lo que decidan dar el basic coverage paso. Por supuesto, la cosa cambia cuando la relación se produce entre personas del mismo género, ahí la personalidad prima. La tendencia de la educación tradicional afectiva diferenciada por sexos no facilita que así sea. En cuanto a la seducción, la abulia femenina, atrayendo desde la belleza física y los cuidados, se premia socialmente en las mujeres. Al igual que sucede con el espíritu conquistador, el riesgo y pasar a la actividad, en los hombres. A pesar de ir evolucionando, se siguen notando los efectos de esta diferenciación que se manifiesta en nuestra juventud. Y sí, lo jugado en la infancia tiene bastante que ver con lo deseado en la adolescencia y juventud, todavía sexualmente.